434. Hablando con Sara de aciertos y cagadas

Transcripción del podcast

Fluent Spanish Express Podcast, episodio número 434. Aquí tenéis todo el español que no os enseñan los libros. ¡Comenzamos!

Muy buenos días, bienvenidos, bienvenidas a un nuevo episodio de Fluent Spanish Express Podcast. Hoy es jueves, 26 de octubre de 2023. Mi nombre es Diego Villanueva y como siempre os traigo todos los días, de lunes a viernes, un nuevo episodio del podcast más desafiante de español avanzado, sin adaptar la velocidad ni el vocabulario, sin guión, sin filtros, el español tal y como lo hablamos los nativos españoles.

Sara: Y para hablar un poquito sobre cosas un poquito más internas de tanto de Fluent Spanish Express como de HandySpanish. ¿Qué tal? ¿Cómo te sientes?

Diego: Bien, bueno, a contar un poquito nuestras miserias también.

Sara: Sí, a contar tanto cosas positivas como cosas negativas, para que la gente sepa que no todo es, vamos a decir, un camino de rosas o no todo es oro lo que reluce. Que podemos utilizar con esto. Pero sí, cuéntanos un poco, Diego, alguna cosa que cambiarías de tu negocio cuando empezaste.

Diego: O alguna cagada también.

Sara: Alguna cagada, vamos a decir, sí, me gusta eso.

Diego: Bueno, pues para mí la cagada fundamental es que yo comencé este proyecto sin ninguna comunidad y directamente empecé una membresía de contenido, como Netflix, como HBO, como todas estas. Y al final todas las semanas quedaban nuevos contenidos y la gente pues pagaba por esos contenidos. Y claro, ¿qué pasa? Que al principio, como no tenía mucha gente que seguía este proyecto, que seguía Fluent Spanish Express, pues al final no tenía éxito. Yo estaba trabajando muchísimo, pues en realidad para tener muy poco retorno. Esto es así. También no era capaz, yo creo, de mostrar lo que había dentro de la membresía, los contenidos. Y al final también eso fue un error que bueno, pues de todo se aprende. Creo que hoy si comenzara de nuevo, pues no lo haría así, lo haría de otra manera. Y bueno, pues lo bueno que tiene al final es que tanto tú como yo, como somos una persona, Juan Palomo, que yo me lo hizo, yo me lo como, pues al final cuando tienes una cagada de estas, simplemente pues cambias de estrategia y ya está. Y eso fue un poco lo que hice. Y tú, a ver, cuenta, que tú también seguro tienes alguna cagada, venga, que yo lo sé.

Sara: Bueno, yo antes de nada, Diego, quiero comentar, aunque seguramente ya lo saben porque lo he dicho en la introducción del episodio, Diego y yo tenemos conexión en cuanto a… o sea, somos amigos, claro, pero tenemos mucha conexión con el tema del negocio, porque al final nosotros somos profesores. Entonces, claro, a veces lo uno esto con lo que te iba a decir de algún error. Yo, por ejemplo, siempre he sido, soy y seguramente en el futuro seré menos, pero lo seguiré siendo, mujer orquesta, que se llama. Entonces, haces todo, tocas todos los instrumentos, pues eso. Entonces, claro, yo con Diego muchas veces pues ponemos en común cosas, ideas y eso también a mí me ayuda a ver las cosas más claras o Diego me cuenta sus ideas y yo pues intento darle mi opinión. Entonces, por eso estamos hablando de estos temas que para nosotros, pues a veces hacemos reuniones nosotros mismos sin grabar nada.

Diego: Los cafés virtuales.

Sara: Exacto, cafés virtuales, que de hecho yo tengo mi café hoy aquí, pero hemos decidido, oye, ¿por qué no grabamos esto? Que es una conversación al final que es natural, que hacemos nosotros normalmente y que nunca se graba y que igual puede ser interesante para los estudiantes o para algún profe que esté en una situación como nosotros o como estuvimos nosotros. Entonces, bueno, una de las cagadas que podría decir sobre esto es ser mujer orquesta, sin duda, que es lo que al final, bueno, cuando tú empiezas, pues claro, si no tienes mucho dinero para invertir, pues tienes que ser… y bueno, aunque lo tengas creo que a veces viene bien al menos saber un poco de qué va, aunque no sepas hacerlo, pero de qué va. Entonces, sí que creo que esto al principio puede que sea un error porque claro, es que hacerlo todo tú, todo, todo, todo, todo, puedes ser zapatero a sus zapatos.

Diego: Te entiendo perfectamente, además esto es una cosa también que hablamos muchas veces y es que yo siempre digo que soy economista de formación, yo estudié Administración y Dirección de Empresas, así que cuando emprendí este negocio o este proyecto, yo decidí que la contabilidad por supuesto también la iba a hacer yo, que era una cosa que yo dominaba.

Sara: Valiente tú.

Diego: La verdad es que al final, si te pones a hacer la contabilidad, a hacer los contenidos, a hacer la página web que también y todas estas cosas, al final es que es imposible. Como tú dices, ser hombre o mujer orquesta es al final, es cavar tu propia tumba porque no puedes estar a todo, es imposible. Así que, por ejemplo, mira, es otra cagada más que es no saber delegar un poco algunas cosas que quizás te pueden ahorrar mucho tiempo y muchos disgustos, que eso también es muy importante.

Sara: Sí, hombre, yo creo que eso es una de las cosas también que nos pasa muchas veces cuando tenemos nuestro propio negocio. Da igual de qué estemos hablando, si es una zapatería, si es una farmacia o si tienes una escuela de español. A veces, si no te rodeas de personas que tienen tu misma situación, no sé, tu pareja te puede entender o tus amigas te pueden entender pero…

Diego: Hasta que la aburres también.

Sara: Sí, totalmente, exacto, porque tú tienes una preocupación en la cabeza o tienes una idea en la cabeza y le das vueltas, sabes, como estás en bucle y para ti quizás no… Esto es como seguro que a las personas que nos escuchan quizás les ha pasado con otra cosa, algo que te hace mucha ilusión, pero te hace mucha ilusión a ti, no sé, igual a tu pareja, puede ser un deporte, puede ser lo que sea, entonces estás todo el rato hablando de eso y no siempre la persona que te escucha 18 veces está tan receptiva y es totalmente normal. Entonces, a veces sí que está guay encontrar como una… No sé, como rodearte de personas que están un poco en tu misma línea o que dicen, como decimos nosotros, que hablamos la misma lengua. Para mí es muy importante y sobre todo porque lo que no piensa uno lo piensa el otro y lo que no le ha pasado a uno le ha pasado al otro y eso puede complementar una cosa con la otra. Y con respecto a lo que decías de delegar, me parece, para mí, personalmente, una de las cosas más difíciles de todo.

Diego: Sobre todo cuando eres una persona que hace las cosas de una manera, con un estilo que tienes, no sé, también incluso TOC, porque nosotros somos dos personas bastante parecidas en el sentido, que somos que nos gusta que las cosas estén bien hechas, perfectas y al final, delegar a una persona siempre da ese miedo de decir, «vale ¿y si no lo hace como yo? y si… Bueno, pues a lo mejor es que lo hace mejor que tú, es que ese es el punto. Yo ahora mismo, las personas que llevan mi contabilidad lo hacen millones de veces mejor que yo, aunque yo… Entonces, al final es un miedo un poco irracional pero que tiene sentido porque siempre estás con la cosa de, no hombre, pues yo soy capaz de hacerlo todo y al final, aunque parezca que puedes hacerlo todo, si quieres seguir avanzando tienes que empezar a soltar un poquito de lastre también y empezar a dar un poquito diferentes. O sea, centrarte en lo que realmente eres mejor que en este caso nosotros, pues bueno, crear contenidos de español, en las clases, en todo eso.

Sara: Sí, es que sabes qué pasa también Diego, que muchas veces no se ve y es totalmente normal, porque a mí me pasa también en cualquier otras cosas, yo no lo veo. Aunque ahora lo veo más, pero sí que es cierto que creo que se ve poco todo el trabajo que hay detrás. Yo tengo muchos estudiantes que sí que lo ven, que sí que me dicen, «Jo, Sara, esto lleva mucho trabajo tal», porque quizás pues se dedican a algo similar, pero es que, pues no sé, subir una clase o crear una clase, hacer una clase, es que lleva un proceso que al final ya no solamente… los podcast por ejemplo que hacemos también, que ahora hablaremos un poco de qué cosas podríamos saber, porque esto es algo que creo que es un acierto por parte de los dos. Ya podemos poner un check de acierto con el podcast, porque aunque ahora mismo pues estéis escuchando este episodio o viendo este episodio y parezca una charla, pues tranquilamente, que Diego y yo hemos tenido y tal, esto lleva mucho trabajo de pensar la idea, de ponerla en práctica, de que el audio se escuche bien, de que esté editado, que se suban todos los sitios, que esté todo programado… La difusión a la gente, porque luego si no llega la gente… esto es una frustración muy grande, porque es que después de todo dices, pues es que no le ha llegado a la gente. Entonces, no sé qué piensas tú de todo esto, Diego.

Diego: Bueno, pues sí, el podcast desde luego creo que es el mayor de nuestros aciertos, sobre todo, por lo menos a mí en mi caso, que lo hago diario, lo hago de una manera que me permite 100% mostrarme tal y como soy, porque yo no tengo guión, ni tengo filtros, ni adapto la velocidad, ni hago nada, simplemente me pongo delante del micro, tengo una idea y bueno, pues intento desarrollarla de la manera más… que creo que es más interesante para los estudiantes, muchas veces acierto, otras no acierto, pero al final me permite ser yo mismo y digamos que es lo que más me gusta del podcast, yo desde luego que cuando comencé el podcast pues lo hacía peor que lo hago ahora, dentro de unos años seguramente lo haré mejor de lo que lo hago ahora, al final pienso que esto es una evolución constante y cuando escucho mis primeros episodios o cuando algún estudiante me dice, «Diego, estoy escuchando desde el episodio número uno», digo, «¡madre mía, qué vergüenza!», pero bueno, la realidad es que al final también se ve un poquito la evolución y muchos estudiantes también me dicen, pues se te notan los días que tenías buen día, que tenías mal día, porque al final esto es otra cosa que nunca se dice y es que nosotros somos humanos, hasta que se demuestre lo contrario y al final pues tenemos nuestros días buenos, nuestros días malos, nuestros problemas y estamos aquí, intentamos estar al pie del cañón, bueno, yo siempre tus clases de Instagram en directo, el club, todo eso, yo digo a veces, «Pobre esta mujer un día no puede tener un día malo porque es que cómo lo campea», al final…

Sara: Y lo tengo, lo tengo, también los tengo, los tengo…

Diego: Pues esto es una cosa que el podcast yo creo que es, digamos, lo que sustenta todo lo que hay alrededor de este proyecto al final.

Sara: Sí, lo del podcast lo hago guay, yo de hecho, Diego, lo he dicho muchas veces, es un formato que me encanta, o sea, que me encanta porque además me da esa tranquilidad, no sé por qué, me da esa tranquilidad de poder estar hablando y me da la sensación de que estoy como muy… A ver, es como muy personal para mí, o sea, es que no sé cómo decirte… Y luego también es verdad que cada persona prefiere un formato diferente, porque ahora hablaremos de nuestra newsletter porque también tenemos para todo, pero por ejemplo, si a alguien le gusta el tema del audio, pues el podcast es algo que te permite estar haciendo mil cosas mientras estás escuchándolo, que eso es una de las ventajas que yo le veía a este formato, por eso iniciamos con esto, o sea, check de acierto de nuevo para el podcast, porque además es algo que en su momento, ahora es diferente, ha pasado tanto tiempo pero es diferente, pero cuando yo empecé la verdad es que no había tantos podcasts de español, ni de español ni de nada, o sea, de repente ahora han salido podcasts desde la pandemia quizás, bueno, después de la pandemia seguro, más yo creo… Pero da igual de qué sector, da igual, entonces creo que sí que es verdad que la industria está creciendo, no sé tú qué piensas de esto, cuéntame.

Diego: Sí, a ver, al final, como tú dices, yo empecé este podcast en 2021 también, más o menos, y sí es cierto que cada vez hay más podcasts y al final, bueno, la diferencia entre unos y otros, como todos los proyectos y extrapolando esto a cualquier tipo de sector, como tú antes decías, zapaterías o lo que fuera, también pienso que es la constancia, al final, si tú eres una persona que tiene claros tus objetivos, que tiene claro hacia dónde va y mantiene digamos el rumbo, aunque bueno, siempre como dijimos, hay dificultades si vas para un lado o para otro, pero al final eres constante, yo creo que eso es una ventaja, entonces puedes tener tus días malos, como decíamos antes, pero al final se trata de mantenerte ahí también, lo mismo con el club, lo mismo con las newsletters, es un poco ser cabezotas como somos nosotros también y que al final pues, tiramos para adelante.

Sara: Total, total y de hecho, otro de los aciertos, vamos a poner otro check, otro de los aciertos es precisamente eso, el no tirar la toalla y seguir, porque aunque ahora tengamos a personas que nos escuchan, los episodios, personas que nos leen la newsletter, porque hacemos cada día de newsletter, Diego hace newsletter diariamente todos los días, o sea, hay también disciplina a tope, si eso, o sea, si eso al principio no funcionaba como ahora, hay una conexión entre las personas que siguen y las personas que se paran ahí, porque yo he estado haciendo directos con tres y cuatro personas y he pensado, por un segundo, os lo digo de verdad, cuando empecé, dije, «Sara, ¿qué haces aquí empleando una hora de tu tiempo? Que estas cuatro personas escuchándote…», o sea, eso era mi primer pensamiento y mi segundo pensamiento, obviamente, era, «no, no, no, aquí hay cuatro personas que están escuchando y tú debes a ellas», porque están aquí y ellas están apostando en ti, o sea, por ti, son cuatro personas, pues cuatro personas que están ahí, entonces, es como, no puedes fallarle a esas cuatro personas y gracias a esa forma de motivarme yo y a esas cuatro personas que estaban ahí también te lo digo, pues al final nos hemos mantenido y de esas cuatro personas se han convertido en diez, esas diez en veinte, ya así ha salido, pues es gratificante, después del tiempo, decir, bueno, pues hemos ido gracias a nuestra cabezonería, manteniéndonos un poco, porque al principio es un desierto.

Diego: Sí, sí, al final es un poco también lo que te contaba yo de la membresía, cuando yo empecé con la membresía, pues no había no había tantas personas que seguían mi proyecto, bueno, pues un poco estuve durante un año intentando que eso avanzara, llegó un punto en el que me encontré ahí en una situación un poco de crecimiento bastante estancado y al final, uno cuando llega a ese punto, tiene dos opciones, tirar la toalla, que no entra dentro de mis ideas o, bueno, pues aprovechar lo que estuviste haciendo hasta ahora para reinventarte de alguna manera y al final, pues seguir haciendo lo que más te gusta, que al final ese es un poco el objetivo, yo como digo siempre, a mí lo que me interesa de todo esto es que me levanto todos los días con muchas ganas de hacer cosas, de crear contenidos, con la ilusión de intentar ayudar a los estudiantes, cuando me llegan emails, cuando me preguntan cosas, siempre intentando buscar lo que es realmente útil, que es lo que diferencia de cuando trabajaba en la banca, que al final pues era otro concepto totalmente diferente, entonces eso creo que es interesante y luego, por ejemplo, en el caso de la newsletter, lo que tiene el podcast, además de esto que decimos de ser nosotros mismos, para mí también a veces es un poco como la soledad, a veces estás hablando, estás contando tu vida, bueno yo cuento mucho mi vida en el podcast y tal y tú también, entonces al final…

Sara: Estamos en ello en este momento…

Diego: Entonces, al final a veces no recibes tanto feedback o al menos quizás escuchar en un podcast no es tan fácil encontrar feedback, entonces para mí el paso más lógico que tuve o que tuvo estas ganas de interaccionar con los estudiantes fue crear la newsletter y a partir de ahí sí que se disparó bueno sustancialmente la respuesta de los estudiantes porque se facilitaba mucho la posibilidad de que los estudiantes respondan a mis emails, o sea más fácil que eso, imposible, entonces al final creo que esto fue un paso muy importante el tema del newsletter y además a mí me encanta escribir, me encanta compartir cosas y creo que bueno pues ahí fue un paso más, otro cierto digamos, algunos días seguramente temas más interesantes, otros menos interesantes, algunos pues estarán a veces cansados que intentemos vender cosas, pero al final realmente nosotros estamos haciendo lo que estamos haciendo también gracias a lo que vendemos, por ejemplo si nosotros no vendiéramos, por ejemplo en tu caso el club, yo no vendiera el curso, al final no podríamos estar haciendo esto, tendríamos que estar en una oficina o en un supermercado trabajando, yo que sé… Estaríamos haciendo otra cosa diferente, entonces a veces también hay gente que quizás no entiende que necesites vender cosas pero es que es ley de vida, o sea… Al final es imprescindible o es necesario que nosotros también ofrezcamos cosas que además ofrecemos sabiendo que son buenas para los estudiantes… A diferencia en el banco donde te obligan a vender lo que tenías que vender, yo aquí todo lo que estoy ofreciendo a los estudiantes siempre lo ofrezco porque creo que realmente es una cosa útil, es algo que está hecho con mucho cariño, con mucho conocimiento también porque ya son muchos años de experiencia… Y al final yo creo que no estamos aquí vendiendo…

Sara: Humo…

Diego: No estamos aquí vendiendo humo, sino que estamos vendiendo algo que realmente funciona, porque hay muchos estudiantes detrás que han pasado por nuestras manos a lo largo de estos años que avalan que lo que hacemos funciona, o sea, es así…

Sara: Tengo que decir también, Diego, en esto, también me gustaría añadir que como error, ¿vale? Hemos visto varios aciertos, pues uno de los errores también que me gustaría comentar es… Yo muchas veces he vendido productos o incluso servicios, cuando hablo de productos o de servicios hablo pues de clases o hablo de cosas que… cursos, ¿no? que pueden los estudiantes comprar y tal… Entonces, yo he pensado que estaba haciendo un curso que era perfecto para mi estudiante, porque, pues por ejemplo, hablaba del subjuntivo y para mí el subjuntivo sé que es una cosa complicada y sé que le iba a venir genial a mi estudiante. Sin embargo, yo no he sabido en algunos momentos en el pasado transmitir todo… Un poco lo que tú decías también de la membresía, ¿no? Todo lo que tenía ese curso de positivo, o sea, cómo de útil podía ser para el estudiante. El estudiante no percibía lo que yo estaba aportándole, porque el estudiante muchas veces, y es normal porque a mí me pasa con otras cosas, no sabe lo que necesita, sabe que quiere hablar español, sabe que quiere comunicarse, sabe que quiere entender a un nativo o a un local, pero no sabe que tiene que hacer y es normal, ¿no? Entonces, a veces, nuestro trabajo es más hacerle entender a la persona lo que necesita con respecto a su situación y a partir de ahí, pues decirle, pues mira, este servicio o este producto es perfecto para ti o no, porque eso también entra dentro de nuestras obligaciones, bajo mi punto de vista, ¿no? Yo he tenido muchos estudiantes que he tenido que decir, mira, lo siento, pero el club no es para ti, no tienes el nivel o lo que tú estás buscando. El club es para… O sea, en mi caso, yo me especializo en expresión oral. Si tú quieres aprender a escribir, no es el lugar, tienes que buscar otro sitio, no es aquí. Es tu curso de Tranquis. Si tú lo que quieres es ir rápido y hacer algo como… No sé, cada uno tiene un objetivo, ¿no? Cuéntanos un poco de eso muy bien. Es que eres muy guay el hombre del curso de Tranquis, me encanta. A ver, yo creo que realmente ahí un poco entra que nosotros seamos capaces de conocer lo máximo posible a los estudiantes que tenemos. De ahí es lo que te decía el tema de la newsletter. Yo siempre cuando alguien se suscribe a la newsletter, pues siempre le pregunto cuál es su historia con el español, qué está buscando, todo eso. Eso me permite de alguna manera tener un poquito en mi cabeza y una base de datos de lo que cada estudiante quiere. Luego, yo soy muy preguntón, soy muy curioso, estoy siempre preguntando, a veces más de la cuenta. Y, por ejemplo, últimamente en la newsletter un día pregunté, porque había hecho una encuesta sobre el podcast, mis podcasts son muy cortitos, de 5 o 10 minutos, y en la encuesta, pues mucha gente decía que también le gustaría algún episodio un poco más largo. Pues aquí lo tienen. Yo les dije, oye, ¿queréis un episodio más largo? ¿Cómo tal? Bueno, pues al final salió que no. Que la gente le gustaba lo que había, que le gustaban los episodios rápidos, que pueden fregar los cacharros y pasear al perro mientras escuchan el podcast, y que no quieren estar una hora escuchándome, que les aburro, que no sé. El caso es que al final, también para mí, escuchar mucho lo que dicen los estudiantes. El curso español de Trankis es un curso que creé de la nada, preguntando también a los estudiantes qué es lo que querían, qué es lo que estaban buscando. Al final, yo siempre me guío mucho por eso, y también entiendo, o cada vez voy entendiendo mejor, que yo no soy el estudiante de Fluente Spanish Express o de GeneSpanish, sino que soy el profesor, y al final, lo que yo pueda pensar es muy importante, pero lo importante es lo que piensan los estudiantes, y yo siempre me dejo mucho guiar por ellos, y eso, no quiero decir que no la vaya a cagar en el futuro, que seguramente la cagaré muchas veces, porque soy una persona que soy muy impulsivo de hacer las cosas, de cuando quiero hacer algo lo quiero hacer ya, pero bueno, pues yo creo que escuchar a la gente también a mí me ayuda mucho, porque al final, para mí, los estudiantes son el mayor activo que nosotros tenemos, porque al final es para los que hacemos esto, y escucharlos y decirles qué queréis, pues también es interesante. Aunque como tú dices, a veces, el estudiante necesita un poco la guía de qué es lo que necesita en cada momento para llevar su español al siguiente nivel, bueno, ahí estamos tú y yo también, pero tenemos que acostumbrar a los estudiantes a que también ellos pregunten, compartan sus inquietudes, compartan sus problemas, pero al final, yo y tú, que también estudiamos idiomas por nuestra parte, no español, obviamente, pero sabemos lo que es estar en esa travesía del desierto, en el nivel intermedio, que parece que nunca vas a ir al nivel avanzado, y es una mierda, porque estás ahí, que parece que cada vez sé menos el idioma, entonces, bueno, pues al final es un poco aprovechar también lo que tenemos nosotros, que tienes aquí a dos personas que te pueden ayudar con eso. Sí, esto es algo importante, que yo también muchas veces me pongo en la situación de Sara como estudiante de español, pero a veces se me olvida, o sea, como estudiante de otras lenguas, pero claro, me olvido a veces de que yo misma soy un buen ejemplo para entenderlo, y eso muchas veces es lo que te comento, que es más el cómo explico lo que hay dentro del curso, porque la gente luego entra y es como, de un curso de la membresía, es como, guau, qué guay, no lo sabía ya, pero es que no sé cómo a veces, a veces simplemente es como, claro, no sabes lo que hay y la culpa es mía, porque yo no lo he explicado quizás todo lo bien que debería, que eso es algo que también lo que tú bien comentabas de la newsletter, del tema de corresponder y tal, yo sí que pienso que hay mucha gente que nos escucha en los podcast, probablemente desde diferentes plataformas, es que igual estás en Apple Podcast o en Spotify, o donde nos hayan encontrado, y quizás sí que nos dirían algo, o nos comentarían, pero es como un poco más complicado, es como, ¿y dónde lo pongo? Y esto, pero no es algo personal, porque no es algo que le va a llegar directamente a Diego o algo, entonces yo creo que hay personas que están en esa situación, entonces si tú, que nos estás escuchando, eres alguna persona de las que está en esta situación, pues puedes acercarte más hacia nosotros en nuestra newsletter, que vamos a dejar por aquí en algún sitio, en la descripción, por si ese punto de no hablar con nosotros te para, porque no sabes desde dónde o cómo hacerlo, pues desde ahí lo puedes hacer, que es lo que estábamos comentando antes. Y además lo que tú dices del tema de no saber transmitir un poco las cosas, claro, tú estás haciendo la newsletter, estás haciendo el podcast, y estás repitiendo, suscribiros a la newsletter, comprar este curso, hacer esto, hacer lo otro, siempre vas lanzando esos mensajes, ¿no? Entonces, claro, te llevas un poco las manos a la cabeza, o yo por lo menos me llevo las manos a la cabeza cuando de repente me escriben un suscriptor de la newsletter, y el oyente del podcast, y del curso y todo, o sea, que tiene todo, y me dice, Diego, a mí me gustaría que Influente Spanish Express hubiera la posibilidad de hacer donaciones, porque a veces estoy escuchando un episodio y digo, joder, qué bueno es este episodio, yo quiero invitar un café a Diego, y yo le digo, joder, pero si lo digo todos los episodios del podcast, lo digo todas las ediciones de la newsletter, que podéis donar un café, bueno, pues al final, mi conclusión es que hay que ser más pesados, incluso, porque al final todos, tanto los estudiantes como nosotros en la vida, estamos expuestos a mogollón de, ¿cómo se llama? Bueno… Sí, que hay muchas, te llegan mucha información por todos los sitios. Sí, hay mucha información por todos los sitios, al final no somos capaces de retenerla toda, entonces al final, tú aunque veas 40 veces, compra mi curso, quizás hay una persona que solo la ve una vez, o sea, que al final tú piensas, oh, estoy siendo muy pesado, en realidad, quizás a veces se necesita eso, y eso extrapolado a que seamos capaces de decir, ¿por qué estamos todo el día repitiendo lo que hay dentro del club? ¿Por qué estamos repitiendo siempre lo que hay dentro del curso? Porque al final, entendemos que hay gente que, aunque lo digamos 40 veces, no lo escucha ninguna vez. Sí, hay gente fiel, ¿sabes? Hay gente fiel que probablemente nos escucha cada vez y tal, pues igual, pues quizás sí que lo sabe, o quizás ya lo tiene claro, pero luego es lo que tú dices, hay muchísima gente a la que el contenido no le llega diariamente, sabemos que hay gente fiel, que hay gente que nos escucha cada vez que sale el episodio o que nos vea cada vez que sale el episodio. Entonces, bueno, más o menos, aquí hemos hecho una recopilación así un poquito rápida, ¿no? De algunos aciertos y algunos errores, Diego, que hemos cometido, no sé si quieres añadir alguno más, algo que se nos haya quedado en el tintero. No, pues simplemente que si a la gente le gustó este episodio, tanto a los estudiantes como a los profes, que nos lo digan, que nos cuenten y que, bueno, pues si de vez en cuando, la verdad es que como estamos todo el día haciendo cosas, seguramente nos acertaremos alguna vez y nos equivocaremos también un montón de ellas, así que si quieren que de vez en cuando vengamos aquí y que expongamos públicamente nuestras penas y nuestras vergüenzas, pues al final, yo estoy encantado, o sea, me encanta hacer este episodio, me encanta contar todas estas intimidades porque al final, de alguna manera también pienso que nos ayuda a mostrar también tal y como somos, que somos dos personas que estamos en nuestra casa, que somos como los que nos están escuchando exactamente y que al final no es que seamos nada especiales ni nada, simplemente hacemos una cosa que nos gusta y queremos seguir haciéndolo y entonces… Y que la hemos cagado mil veces, que eso es muy importante. Y la cagaremos otras mil veces. Claro, pero esa es la gracia de aprender, ¿no? Entonces, yo también pienso que lo que decía Diego, si esto que te estamos contando te parece interesante, tanto si eres estudiante como si eres profe y estás empezando, porque hemos empezado también y sabemos lo que es esto, pues quizás nos vendría muy bien que nos lo dijeras para saber un poquito de vosotros, porque al final nosotros hacemos esto sin saber si os va a interesar o no, entonces la única manera de que nos llegue vuestro feedback o que nos lleguen vuestras opiniones, sería que nos la dijerais. O sea, que aquí las esperamos. Bueno. Así que nada, Diego, muchas gracias. Pues nada, un placer como siempre y nos vemos en el siguiente Café Virtual en el que seguiremos contando nuestras cosas. Muy bien. Así que nada, pues nada, me alegro de hablar contigo. Gracias a ti. Muy bien, un besote. Hasta luego.