446. ¡Qué nivel, Maribel! Y otras expresiones con nombres de persona muy divertidas en español

Transcripción del podcast

Hoy, en el podcast de Fluent Spanish Express, explico qué nivel Maribel y otras expresiones que utilizamos los nativos españoles y que riman de manera divertida.

Fluent Spanish Express Podcast, episodio número 446. Aquí tenéis todo el español que no os enseñan los libros. ¡Comenzamos!

Muy buenos días, bienvenidos, bienvenidas a un nuevo episodio de Fluent Spanish Express Podcast. Hoy es lunes, 13 de noviembre de 2023. Mi nombre es Diego Villanueva y como siempre os traigo todos los días, de lunes a viernes, un nuevo episodio del podcast más desafiante de español avanzado, sin adaptar la velocidad ni el vocabulario, sin guión, sin filtros, el español tal y como lo hablamos los nativos españoles.

Y hoy, en este episodio de lunes, he tenido o he decidido hacer algo que no suelo hacer mucho, que es contrarreprogramar. Bueno, contrarreprogramar o reprogramar o lo que queráis. El caso es que hoy enviando, pues a primera hora de la mañana estaba enviando la newsletter con un asunto que era ¿qué nivel Maribel? Bueno, el caso es que a los pocos minutos de enviar esta newsletter, pues ya me habían respondido varias personas diciendo que les había gustado esta expresión, que si podía explicarlo un poquito más en detalle y todo esto.

Así que he decidido, pues, cambiar mis planes y hoy tenía pensado explicar otra expresión, pero pues voy a explicar esta expresión ¿qué nivel Maribel? Ahora os cuento más y algunas otras expresiones que riman de manera divertida y que utilizamos los nativos españoles. Porque la verdad es que hay un montón de expresiones. Si os gusta este episodio, decídmelo que, vamos, tengo para una semana entera o más de estar haciendo, explicando estas expresiones súper divertidas y que veréis que, pues, no tienen ningún sentido. Pero bueno, ya os voy a contar un poquito más. Y bueno, si no queréis perderos todas estas cosas y queréis llevar vuestro español a siguiente nivel, os recomiendo que os suscribáis a la newsletter en www.fluentspanish.express. ¿Por qué, Diego?

Bueno, pues porque todos los días envío un email con un montón de expresiones coloquiales utilizadas en contexto para que entendáis perfectamente cómo se utilizan. Además, seréis los primeros y las primeras en enteraros de todo lo que está pasando en Fluent Spanish Express porque la semana que viene hay actualización del curso español de Trankis y todo esto, pues, lo estaré contando en la newsletter. También lo voy a contar aquí en el podcast, pero antes que nada, pues, en la newsletter. Así que os digo, suscribíos, no os vais a arrepentir. www.fluentspanish.express.

Y ahora sí, vamos a hablar de esta expresión y de otras, que la primera es ¡Qué nivel, Maribel! Bueno, antes de nada, ¿quién, narices, es Maribel? Bueno, Maribel no es nadie. Bueno, si es alguien, Maribel son todas las María Isabel, ¿vale? En España, pues, hace no muchos años, como os comentaba alguna vez en el podcast, había la costumbre de llamar a los hombres José con otro nombre, José Antonio, José Luis, José Manuel, y a las mujeres con María, ya sabéis, por aquello de María y José, ¿no? María Antonia, María Isabel, María Luisa, María Elena, bueno, todos los nombres que os podáis imaginar con María y con José. Bueno, pues, Maribel es María Isabel.

¿Y por qué se utiliza qué nivel Maribel? Bueno, pues, porque rima, porque suena divertido y porque suena desenfadado. ¡Qué nivel, Maribel! Es una expresión que podemos utilizar de dos maneras. La primera, coloquial, es decir, para, pues, hablar del nivel, del buen nivel, del gran nivel de algo. Por ejemplo, imaginaos que yo os digo que me acabo de comprar un Ferrari, que no es verdad, ¿eh? Pero vosotros podéis decir, ¡Qué nivel, Maribel! No como diciendo, como, bueno, en plan positivo, sorprendiéndoos de que, pues, yo me haya comprado un Ferrari, ¿no?

Pues podéis decir como, bueno, que este tío maneja pasta, ¿no? Así que se acaba de comprar un Ferrari, muy bien. ¡Qué nivel, Maribel! O lo podéis utilizar, como a mí más me gusta, que es con ironía. Es decir, todo lo contrario, para hablar del mal nivel de algo. Y es que yo, hoy, en la newsletter, pues, estaba hablando de política, estaba hablando de las manifestaciones que se están dando en España por parte de la derecha y de la ultraderecha. Y el caso es que, pues, hay varios vídeos, o, bueno, muchos vídeos, la verdad, de personas circulando que, bueno, pues, hablan muy negativamente del nivel de los manifestantes. Gente que está manifestando, no sé, y que no sabe ni por qué se está manifestando. Gente que, bueno, en fin, no voy a dar más detalles porque es que da pena absoluta. O sea, el nivel es bajísimo.

Entonces, ¿qué pasa? Que yo lo he utilizado como, ¡Qué nivel, Maribel! En el sentido de un nivel por los suelos, de un nivel bajísimo, de que el nivel de los manifestantes es muy, pero que muy bajo. Entonces, por eso utilizaba esta expresión, ¡Qué nivel, Maribel! Bueno, como veis, dos maneras de utilizarlo. Literalmente, en plan positivo, ¡Qué nivel, Maribel! Pues, me acabo de comprar un Ferrari, ¡Qué nivel, Maribel! Bueno, como muy bien. O también en plan negativo, todo lo contrario, hablando del bajo nivel, ¿no? ¡Qué nivel, Maribel! Madre mía, cómo está el patio, ¿no? Bueno, esa es la expresión, ¡Qué nivel, Maribel! Hay otras expresiones con nombres de personas y es que, en español, hay un montón de expresiones, podría estar días y días y días explicando expresiones. Voy a deciros algunas que me vienen así a bote pronto la cabeza. Es que, además, no me hace falta ni preparar un guión. O sea, es que hay tantas expresiones que es que, a poco que pienso un segundo, ya tengo una más. Por ejemplo, en fin, serafín. En fin, serafín. Bueno, esto lo utilizamos cuando estamos hablando con alguien, cuando estamos hasta las narices de hablar de un tema y cuando lo que nos están diciendo, además, pues no nos gusta, no nos entra y entonces queremos acabar la conversación y decimos, bueno, en fin, serafín, venga, va, como diciendo, venga, cambiamos de tema o dejemos de hablar, o sea, con un poco de resignación, ¿no? Como aceptamos, pues, de lo que se está hablando, aunque no nos guste, ¿no? Pues, venga, en fin, serafín, tú tienes, pa’ ti la perra gosla, ¿no? Como tú tienes razón, ¿no? En fin, serafín. Y luego hay gente que esta misma la utiliza como, en fin, pilarín, porque también rima, pilarín, de Pilar, del nombre de Pilar. Serafín es un nombre muy antiguo, Pilar es un nombre también antiguo, pero bueno, que puede utilizarse un poco más hoy, pero como veis, va un poco a gusto del consumidor, ¿por qué? Porque serafín es masculino, pilarín es femenino, pero no quiere decir que lo tengamos que utilizar masculino con masculino y femenino con femenino, es decir, si a mí me gusta más pilarín, pues puedo decirle un nombre, en fin, pilarín, venga, a otro tema, ¿no? Y si prefiero serafín, pues bueno, yo personalmente suelo utilizar más serafín, o a mí como me gusta más, que es a otra cosa mariposa, bueno, que esto también lo explique en la newsletter.

Echa el freno, Magdaleno

Más cosas, Echa el freno Magdaleno, bueno, el nombre original es Magdaleno, con G, Gd, pero nosotros ya cuando hablamos, pues quitamos esa G, que nos molesta ahí un poco, esto también para la gente que habla de la pronunciación y todo esto, pues al final, nosotros cuando estamos hablando, pues pronunciamos de una manera, y Echalfreno, no decimos Echa el freno Magdaleno, no, Echalfreno Madaleno, Echalfreno Madaleno, ¿qué es esto de Echa el freno Magdaleno? Bueno, pues lo utilizamos cuando alguien está haciendo algo y queremos que deje de hacerlo, ¿no? Como vemos que está haciendo una cosa que no nos gusta o que nos molesta o que no debe hacer, y de hecho, Echalfreno Magdaleno, ¿no? Como imagínate una persona que yo que sé que te empieza a hablar y que se empieza, que se autoinvita a tu casa para cenar y no sé qué, Echalfreno Magdaleno, que aquí no vas a venir a mi casa a cenar ni déjate de historias y tal, ¿no? Echalfreno Magdaleno.

Que te veo, Timoteo / Que te he visto, evaristo

Luego, un par de expresiones que además son, bueno, esto es interesante. La primera es, que te veo, Timoteo. Que te veo, Timoteo. Vale, esto es cuando nos damos cuenta de que alguien va a hacer algo que, pues, tiene unas intenciones ocultas, ¿vale? Y además es una manera de decirlo un poco desenfadado porque podemos decirle a una persona, eh, para ya, o podemos decir, eh, que te veo, Timoteo, como, eh, que sé lo que quieres hacer, ¿vale? Y esto es cuando la persona todavía no lo ha hecho. Pero ¿qué pasa si vemos una persona que sí lo ha hecho? Bueno, pues, que te he visto, Evaristo, ¿no? Eh, que te he visto, Evaristo, ¿no? Como ya he visto lo que has hecho, ¿vale? He visto con qué intenciones lo has hecho.

Fijaos, que te veo, Timoteo, cuando una persona todavía no ha hecho lo que nosotros preveemos o entendemos que va a hacer y que te he visto, Evaristo, cuando ya le hemos visto, mira, es que ya le hemos visto y nos damos, y bueno, pues, lo que queremos hacérselo notar, ¿no?

Por el interés te quiero, Andrés

Luego hay otra que es también muy típica, que es por el interés te quiero, Andrés, ¿vale? También, ¿quién es Andrés? Pues, Andrés, es que rima por el, con el, por el interés, ¿no? Esto, ¿qué significa? Bueno, pues, cuando alguien nos quiere, pues, por, porque le vamos a dar algo a cambio, por interés, porque, yo qué sé, porque lo vamos a ayudar o por lo que sea, ¿no? Estas personas que solo te llaman cuando tienen un problema. Bueno, pues, eh, por el interés te quiero, Andrés, ¿vale? Por el interés te quiero, Andrés, ¿vale?

Y luego, también, eh, tenemos algunas más internacionales, pero, bueno, ya las dejo para otro episodio con nombres, eh, internacionales, porque aquí, otra cosa no, pero creativos los españoles somos un montón, pero tenemos una que está muy relacionada con la religión, o bueno, pues sí, que es cuando queremos decirle a una persona, eh, que, que no tiene más opciones o que se fastidie, ¿no? Que, pues, lo que tiene es lo que le toca, ¿no?

Pues, te jodes como Herodes, ¿no? O te jodes como dijo Herodes, ¿no? Eh, entonces, esto, bueno, vincula un poco a todo el relato bíblico, ¿no? A toda la historia de la Biblia, pues, el te jodes como Herodes, ¿no? Te jodes como dijo Herodes, bueno, podemos, yo utilizo más te jodes como Herodes, pero, bueno, no utilizo ninguna de las dos, pero esta es una expresión que utilizamos también como te jodes como Herodes, bien.

Pues, bueno, como veis, hay un montón de expresiones que, yo que sé, una vez y no más, santo Tomás, toma del frasco Carrasco, chúpate esa boquita de fresa, yo que sé, qué risa tía Felisa, bueno, estas son muy antiguas algunas, pero yo que sé, de qué vas, eh, Bitter Cuts, bueno, o sea, hay un montón de, y luego la que tiene que ver con mi nombre, donde dije digo, digo Diego, bueno, pues esa expresión también es divertida, es bonita y además rima, donde, y es como un trabalenguas, ¿eh? Donde dije digo, digo Diego, ¿vale? Que es cuando nos desdecimos de algo cuando cambiamos de opinión, ¿no? Donde dije digo, digo Diego, bueno, es que hay un montón, es que hay un montón y la verdad es que si queréis, en otro episodio, pues, os explico más o en la newsletter, así que, bueno, ya veis.

Bueno, lo dicho, eh, cosas, empezamos la semana, empezamos la semana con energía, con mucha más energía de la que terminamos la semana pasada, recordad que si os gusta el podcast, podéis puntuar con cinco estrellitas en Spotify, si estáis escuchando el podcast en Spotify, ahí donde está el programa, pone valoraciones, pone, ahora mismo creo que hay 159 valoraciones, bueno, pues podéis entrar ahí, ponéis cinco estrellitas y ya está, y es que, joder, me dais la vida con eso, porque la verdad es que, bueno, pues es muy importante hoy en día con todo esto de las aplicaciones de podcast y los algoritmos y todo esto, pues, para que otras personas más puedan descubrir este podcast, y también, si estáis en Apple Podcast, pues podéis dejar una reseña y también, ya, termino, ya no sigo más también, también es, es que os suscribáis a la newsletter en www.fluentspanish.express, es que yo lo haría ahora mismo, sin pensarlo, o sea, entraría ahí, me suscribiría y comenzaría a recibir un montón de emails. Nos vemos en el episodio de mañana, lo dicho, que tengáis muy buen inicio de semana. Adiós.