74. La dieta mediterránea

¿Seguimos realmente los españoles la famosa dieta mediterránea?

En el episodio de hoy os cuento qué es la dieta mediterránea y cuántos españoles de verdad la siguen.

Espero que os guste y os sirva de ayuda.

Notas del programa

Aquí os dejo la escaleta del programa a modo de resumen.

[edd_restrict id=»1035″]

La dieta mediterránea

Básicamente la dieta mediterránea hace referencia al tipo de alimentación que llevan los habitantes de países, como: Grecia, Marruecos, Chipre, España, Portugal, Italia, Francia y Croacia, es decir; países mediterráneos. De allí su nombre.

Sin embargo, esta dieta se origina debido a una investigación en los años 50, donde un científico comparo los índices de salud de personas que habitaban ciertos países mediterráneos, Estados Unidos y Japón.

Los resultados indicaron que en Japón y los países mediterráneos los habitantes eran más saludables, determinándose que su salud era mejor debido a las “maneras mediterráneas” que incluían comida menos procesada, mayor actividad física y bajo consumo de carnes rojas.

Las “maneras mediterráneas” también incluía el disfrute de un buen vino, el uso del aceite de oliva en casi todas las comidas y el alto consumo de pescado.

Básicamente describían una vida relajada, en la que se disfrutaba de un buen vino a la orilla de la playa junto con una de comida sana y deliciosa: una vida más feliz y mejor.

pesar de que tiene su origen en países de la cuenca del mar Mediterráneo (Grecia, Italia, España y Marruecos), en realidad en nuestro país no tiene tantos seguidores.

Según dos estudios de la Universidad Autónoma de Madrid, la Universidad Autónoma de Barcelona y la Universidad Estatal de Londres, el 12% de los españoles mayores de 18 años cumplen los requisitos de la dieta mediterránea con un nivel de seriedad alto, mientras que el 46% incorporan algunos elementos de este modelo nutricional con relativa frecuencia, normalmente en periodos estivales.

n concreto, más del 80% de los encuestados (una muestra de 12.000 personas) utilizan el aceite de oliva como principal grasa de adición y se muestra reacio a ingerir en exceso carnes procesadas o bebidas azucaradas. Sin embargo, menos del 20% de la muestra consume frutas, verduras y legumbres tres veces a la semana, que es la frecuencia deseable. Tampoco contribuye la gran cantidad de grasas y azúcares que añadimos a los vasos sanguíneos a través de las galletas, pasteles y miel que consumimos.

Además, según estos expertos, existen grupos de personas más vulnerables a alimentarse de manera poco sana. Se trata de los jóvenes de entre 20 y 35 años, los fumadores, los menos activos físicamente y aquellos con un bajo nivel de estudios, lo que podría dar lugar a diferencias de salud según la educación recibida.

[/edd_restrict]

Muchas gracias por vuestras valoraciones de 5 estrellas en iTunes, Google Podcasts y Spotify.

Nos vemos en el próximo episodio.